Domótica, ideas, proyectos y ocurrencias varias. La última, un blog, en el más profundo y literal sentido de la palabra. Un libro de registro, un cuaderno de bitácora de mis experiencias y devaneos. Así, gracias a esa magia de los buscadores y del hipertexto para manejar lo inabarcable, espero ser capaz de localizar lo que de otro modo estaría perdido.

Domótica, ideas, proyectos y ocurrencias varias. La última, un blog.

¿Otro blog de tecnología… o de de qué va todo esto?

La palabra ‘blog’ proviene de la contracción de las palabras web y log, y viene a ser algo así como un archivo de registro (o cuaderno de bitácora) pero ubicado en la web. Con el tiempo, esa palabra se ha ido enriqueciendo para dar lugar a muchos tipos distintos de publicaciones on-line, pero como una vez alguien me dijo, «Tú es que eres un hombre del siglo pasado». Y tenía razón. Así que este blog también lo es.

Digamos que soy ingeniero. Y lo soy, no sólo por haber pasado años hincando codos para obtener mis titulaciones mientras otros disfrutaban los dionisiacos deleites de la juventud. Soy ingeniero en el sentido de que lo llevo en la sangre. Soy adicto a descubrir y me apasiona aprender. Y ningún aprendizaje adquiere sentido hasta que lo pongo en práctica y construyo algo con ello. Por otra parte, tengo una memoria pésima y un sentido de la organización tremendamente caótico. Siempre me fascinaron esos cuadernos de notas de los investigadores de las películas ,escritos a mano, con letra legible, casi sin tachones… Mis anotaciones consisten en decenas de documentos amontonados en carpetas repartidas por montones de discos duros (y flexibles, me temo), esperando ese día que nunca llegará en el que me decida a poner algo de orden.

El resultado es que la mayoría de las veces, cuando busco esto o aquello que documenté, renuncio a encontrarlo y decido volver a buscarlo…¡en internet! Así que, puestos a utilizar lo que algún desconocido haya tenido la amabilidad de dejar documentado en una web… ¿por qué no usar la mía propia?

Y así nace este blog. En el más profundo y literal sentido de la palabra. Un libro de registro, un cuaderno de bitácora de mis experiencias y devaneos. Así, gracias a esa magia de los buscadores y del hipertexto para manejar lo inabarcable, espero ser capaz de localizar lo que de otro modo estaría perdido.

En definitiva, éste es mi taller, mi laboratorio… y también mi casa. Si decides entrar, sé bienvenido… y queda advertido: El contenido será inexacto y poco riguroso la mayoría de las veces. El lugar estará en permanentemente construcción y revisión. Nada definitivo, siempre incompleto y desordenado. Porque me conozco lo suficiente como para saber que si esperara a tenerlo suficientemente encarrilado no lo empezaría nunca. Y así no está tan mal. Al fin y al cabo, el caos contenido no es sino una  de las expresiones de mí mismo. No está en mi intención escribir tutoriales ni dar lecciones sobre nada. Tan sólo compartir mi camino y mi experiencia. Si te resulta útil, me alegrará y me sentire honrado. Y si quieres colaborar, te estaré agradecido.

Dicho lo cual… ¡adelante!